Régimen general del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho

Autor:Maria Del Mar Hernandez Rodriguez
Cargo del Autor:Magistrada
 
EXTRACTO GRATUITO

La sección 2ª del capítulo II, título XI del libro 1º TRLC ( arts. 487 a 492 TRLC ), se ocupa de la regulación del régimen general de la exoneración del pasivo insatisfecho en los arts. 487 a 491 que se subdividen en tres subsecciones sobre presupuestos, solicitud y concesión y extensión de la exoneración.

Correspondencia art. 178 bis LC .

Concordancias art. 472 TRLC .

Contenido
  • 1 Régimen general
  • 2 Presupuesto subjetivo
    • 2.1 No comisión de delito
  • 3 Presupuesto objetivo
    • 3.1 Deudor que intentó acuerdo extrajudicial de pagos
    • 3.2 Deudor que no intentó un acuerdo extrajudicial de pagos
  • 4 Trámite
    • 4.1 Solicitud
    • 4.2 Traslado al deudor y oposición
    • 4.3 Trámite sin oposición
    • 4.4 Trámite con oposición
    • 4.5 Cambio de petición
    • 4.6 Resolución judicial
  • 5 Extensión de la exoneración
    • 5.1 Deudor que intenta un AEP
    • 5.2 Deudor que no intentó un AEP
    • 5.3 Carácter definitivo de la exoneración
    • 5.4 Otros efectos
  • 6 Revocación de la concesión del beneficio
  • 7 Especialidades de la Ley 3/2020
  • 8 Jurisprudencia aplicable
    • 8.1 Buena fe
    • 8.2 Intento de un AEP
    • 8.3 Posible cambio petición
    • 8.4 Efectos
    • 8.5 Calificación de la parte no satisfecha con la garantía
  • 9 Ver también
  • 10 Recursos adicionales
    • 10.1 En formularios
    • 10.2 En dosieres legislativos
    • 10.3 En webinars
  • 11 Legislación básica
  • 12 Legislación citada
  • 13 Jurisprudencia citada
Régimen general

El articulado del TRLC distingue un régimen general y el régimen especial . En el caso del régimen general, su reconocimiento requiere además que el concurso concluya por la finalización de la fase de liquidación o insuficiencia de la masa activa , que concurran unos presupuestos subjetivo y objetivo.

El primero consistente en que se trate de un deudor de buena fe y el segundo en la satisfacción de un umbral mínimo del pasivo. Con ello se ha mejorado la sistemática de la LC , dado que en el antiguo 178 bis los que hoy se califican como presupuestos subjetivo y objetivo, general y especial, constituían los requisitos para que se entendiera que el deudor era de buena fe. Más allá, ha modificado la regulación contenida en el art. 178 bis 3 LC según la interpretación que de la misma había hecho el Tribunal Supremo.

Presupuesto subjetivo

Se mantiene el reconocimiento del BEPI de manera exclusiva al deudor persona natural, excluyéndose al deudor persona jurídica.

En segundo lugar, como presupuesto subjetivo, se establece que resulta necesario que se trate de un deudor de buena fe, siguiendo con ello la estela del art. 178 bis LC . Al igual que en la LC , para interpretar cuando nos encontramos ante un deudor de buena fe no hay que acudir a la doctrina general por tratarse de un concepto normativo. Esto se ha destacado por la STS 2 julio 2019 [j 1].

A partir de aquí aparecen las diferencias con la LC . De los requisitos para que el deudor sea de buena fe, se mantienen únicamente dos en el actual art. 487 TRLC al pasar los demás a formar parte del presupuesto objetivo.

Que el concurso no haya sido declarado culpable

El primer requisito para que la obtención del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho es que el concurso no haya sido declarado culpable . No obstante, hay una excepción cuyos antecedentes se encuentran en la Ley 25/2015 . A pesar de la calificación culpable, si la causa ha sido haber incumplido el deudor el deber de solicitar oportunamente el concurso, el juez podrá conceder el BEPI atendiendo a las circunstancias en que se hubiera producido el retraso.

Este requisito se cumplirá tanto cuando la sección de calificación no haya llegado a abrirse por acordarse la conclusión del concurso por insuficiencia de la masa activa con carácter previo a la fase procesal en la que corresponde su apertura o por haberse producido la simultánea declaración y conclusión del concurso, como cuando abierta la sección de calificación el concurso se califica como fortuito, obedezca ello a que ni el Ministerio Fiscal ni la administración concursal han interesado la calificación culpable o a que, pretendida ésta, la sentencia califique el concurso como fortuito. Si previamente a la liquidación el concurso pasó por fase de convenio en el que se aprobó una propuesta que convenio que supuso la apertura de la sección de calificación por su contenido y esta sección concluyó con una calificación culpable, aunque en la sección reabierta como consecuencia de la apertura de la fase de calificación el concurso se calificase como fortuito, el deudor no podrá obtener el beneficio de exoneración.

Por otro lado, en el precepto se está manteniendo la excepción a la necesidad de que el concurso no haya sido declarado culpable introducido por la Ley 9/2015 donde se incluyó una salvedad para los supuestos en el que el concurso haya sido declarado culpable por retraso en la solicitud de concurso. No obstante, se aprecian algunas diferencias con la redacción del TRLC . Resulta necesario que el juez valore las circunstancias en que se hubiera producido el retraso para entender que, a pesar de ello, el deudor puede ser considerado de buena fe.

Se elimina en cambio la mención del art. 178 bis 3 LC relativa a que se aprecie que no concurrió dolo ni culpa grave, lo que generaba alguna distorsión por obedecer la calificación culpable a la generación o agravación de la situación de insolvencia por dolo o culpa grave. En todo caso, la excepción se mantiene de manera exclusiva cuando la causa de calificación culpable es el retraso en la solicitud, pero no en otros casos.

Para concluir, ha de destacarse que si el deudor ha sido declarado persona afectada en la calificación en otro concurso, por ejemplo, en el concurso de la sociedad de la que es administrador, o declarado cómplice, ello no es óbice para que en su propio concurso obtenga el beneficio de exoneración ya que lo que lo impide es que se califique como culpable su concurso.

No comisión de delito

El segundo requisito que debe cumplir el deudor para ser de buena fe es que no haya sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, de falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores en los diez años anteriores a la declaración de concurso. Únicamente la comisión de estos hechos delictivos impide la obtención del beneficio. Cualesquiera otros, aunque pudieran estar vinculados con la situación de insolvencia, no impedirá su consideración como deudor de buena fe.

Se refiere el precepto a los delitos cometidos dentro de los diez años anteriores a la declaración de concurso, no a la fecha de la exoneración, con independencia de la fecha de la sentencia condenatoria.

Si el delito fuera continuado, se estará a la fecha de finalización de la actividad delictiva aplicando el art. 131 CP .

Surgen dudas de que acontece cuando el antecedente penal se haya cancelado al amparo del art. 136 CP . Dado que ello supone que no se tenga en cuenta la condena penal, consideramos que dicho efecto se extiende también al ámbito concursal y que, por ello, no impedirá la obtención del beneficio ni la consideración del deudor como deudor de buena fe. Este mismo criterio se sigue en la ST AP Asturias sección 1ª, 4/2019, de 17 de enero.

En el caso de que el procedimiento penal cuyo objeto fuera alguno de los delitos reseñados y el enjuiciamiento no hubiera concluido, el juez del concurso debe suspender su decisión sobre exoneración hasta que concluya el procedimiento penal por resolución judicial firme. En el caso de sentencia condenatoria, necesariamente deberá ser la decisión necesariamente deberá ser desestimatoria por falta de cumplimiento de este requisito. En otro supuesto, cuando se dicte sentencia absolutoria o alguna otra resolución que tenga como consecuencia la terminación del procedimiento sin condena, sea como consecuencia de un sobreseimiento provisiones o libre. En este aspecto mejora la redacción del TRLC frente a la LC que de manera criticada se refería únicamente a sentencia judicial firme y no, como ahora, a resolución judicial.

Presupuesto objetivo

En la regulación del presupuesto objetivo es donde más novedades destacan en el TRLC . Según el art. 1 :

Para la obtención del beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho será preciso que en el concurso de acreedores se hubieran satisfecho en su integridad los créditos contra la masa y los créditos concursales privilegiados y, si reuniera los requisitos para poder hacerlo, que el deudor hubiera celebrado o, al menos, intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores.

2. Si el deudor que reuniera los requisitos para poder hacerlo no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo, podrá obtener ese beneficio si en el concurso de acreedores se hubieran satisfecho, además de los créditos contra la masa y los créditos privilegiados, al menos, el veinticinco por ciento del importe de los créditos concursales ordinarios.

Como primera novedad, destaca que como requisitos del presupuesto objetivo se incluyen los que en la LC se incluían como requisitos para que el deudor fuera considerado de buena fe. En segundo lugar, que en el TRLC se ha optado por no dar al intento de un acuerdo extrajudicial de pagos el carácter de requisito necesario para la obtención del beneficio como acontecía en la LC según la interpretación dada por el Tribunal Supremo al art. 178 bis 3 . Frente a ello, en el TRLC solo afecta dicho intento de AEP para distinguir el grado de satisfacción del pasivo exigible al deudor dentro del presupuesto objetivo y, ulteriormente, para diferenciar los efectos del reconocimiento del beneficio.

El art 488 TRLC distingue de esta manera dos presupuestos objetivos aplicables a distintos deudores. En uno y otro se parte de la íntegra satisfacción de los créditos contra la masa y los créditos privilegiados. Si no se cumple esto, en ningún caso el deudor podrá acogerse al beneficio de exoneración...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA